la ::comunidad artística:: online

Implosió. Colección permanente de Es Baluard

implosiow3art_u.jpgEs Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma
Plaça Porta Sta. Catalina, 10
07012 – Palma de Mallorca
www.esbaluard.org
museu@esbaluard.org

FECHAS: Del 31 de enero de 2014 al 11 de enero de 2015


COMISARIADO: Nekane Aramburu

ARTISTAS: Wols, Hermen Anglada-Camarasa, María Blanchard, Norah Borges, Elmyr de Hory, Joaquim Mir, Amadeo Modigliani, Josep Maria Sert, Joaquín Sorolla, Alexander Calder, Wilfredo Lam, Fernand Léger, Joan Miró, Man Ray, Hans Richter, Pablo Picasso, Antoni Tàpies, Karel Appel, Miquel Barceló, Joan Brossa, Maria Carbonero, Lawrence Carroll, Juana Francés, Sam Francis, Ferran García-Sevilla, Juan Genovés, Luis Gordillo, Xavier Grau, José Guerrero, Josep Guinovart, Nam June Paik, Anselm Kiefer, Yves Klein, Pep Llambias, Glòria Mas, Robert Motherwell, Antón Patiño, Charo Pradas, Antonio Saura, Darío Villalba, Wolf Vostell, José María Yturralde, Victoria Civera, Tadashi Kawamata, Núria Marqués, Jaume Plensa, Bernardí Roig, Baltazar Torres, entre otros.

Es Baluard, inmerso en una renovación fundamental que coincide con su décimo aniversario, quiere ante todo construirse como museo y dotar de personalidad a sus diferentes espacios mejorando la circulación zonal y configurando progresivamente las funciones según sus propiedades y sentido. Por ello, con «Implosió», comenzamos a trabajar en la génesis de lo que será el epicentro de sus estrategias futuras, potenciando a partir de sus colecciones la reproducción de células madre como una nueva manera de entender la historia de la creación balear y sus relaciones internacionales con visiones poliédricas. Este intraimpulso es una detonación interior para dar lugar a una onda expansiva que desde dentro agite estados e ideas provocando la generación de un núcleo fisionable. Como en física, la onda expansiva forjada desde las propias entrañas libera grandes cantidades de energía, a modo de fenómeno catártico y de reforzamiento, ya que cuando algo implosiona los átomos se aproximan entre sí y aumentan en densidad.

Esta gran exposición se construye a través de cuatro áreas consecutivas diferenciadas para analizar desde la perspectiva de lo glocal (el contexto de las Illes Balears y la presencia del arte contemporáneo internacional). Las áreas de las que consta «Implosió» se articulan a través de ciertas continuidades estilísticas siguiendo la historiografía al uso pero proponiendo nuevas lecturas a la misma e incidiendo en puntos calientes cuyas ondas expansivas permitieron un avance en las prácticas artísticas contemporáneas.

La célula madre que impulsa las celdas producidas de esta regeneración articula la lectura de lo que ha sucedido en la producción artística de finales del XIX hasta nuestros días a través de tres sistemas de interpretación que conviven con carácter paralelo y simbiótico.

Por ello tres canales se monitorean a lo largo de la planta principal del museo a través de rutas entrecruzadas: Experiencia, Reflexión y Ejercicio. Sus lecturas transversales serán trabajadas por el Área de Educación y Formación en cuatro vertientes: la basada en los presupuestos de la Historia del arte evolucionista, lecturas de raíz política y social, los estudios de géneros e identidad y la iconografía.

Las historias de las colecciones tanto públicas como privadas rara vez son historias continuas hilvanadas de forma compacta. Las colecciones son pactos de amor y de memoria, constataciones y apuestas, afirmaciones y dudas, placer y tesis.

Desde los museos se impone la responsabilidad de salvaguardar, documentar y dar a conocer estos fragmentos del devenir artístico, como objetos pero también como transmisores de ideas y vivencias.

La configuración de una exposición permanente consta de varias fases: el proyecto museológico, el proyecto museográfico y el montaje expositivo todo ello encaminado a producir una lectura coherente de episodios, teorías y recorridos de la historia del arte cuyos relatos unívocos son susceptibles de ser continuamente revisados.

Es Baluard, inserto en una renovación fundamental que coincide con su décimo aniversario, quiere ante todo construirse como museo y dotar de personalidad a sus diferentes espacios mejorando la circulación zonal y configurando progresivamente las funciones según sus propiedades y sentido. Por ello, con “Implosió”, comenzamos a trabajar en la génesis de lo que será el epicentro de sus estrategias futuras, potenciando a partir de sus propias colecciones, la reproducción de células madre como una nueva manera de entender la historia de la creación balear y sus relaciones internacionales con visiones poliédricas.

Este intra-impulso es una detonación interior para dar lugar a una onda expansiva que desde dentro agite estados e ideas provocando la generación de un núcleo fisionable. Como en física, la onda expansiva forjada desde las propias entrañas libera grandes cantidades de energía, a modo de fenómeno catártico y de reforzamiento ya que cuando algo se implosiona los átomos se aproximan entre sí y aumentan en densidad.

El día de su décimo aniversario, el 30 de enero 2014 se presenta renovada la totalidad de la planta principal como espacio específico para proyectos de largo recorrido basados en sus colecciones, y el museo al completo muestra sus espacios definidos con ellas y con las funciones que cada uno desempeñará en este nuevo ciclo dirigido por Nekane Aramburu.

Esta segunda fase del movimiento de construcción museística, se completará a través de monográficos de obra, corrientes y autores vinculados a las colecciones del museo en la sala Gabinete, acciones contemporáneas flexibles en la sala Observatori, proyectos internacionales en el Aljub, exposiciones temporales que colmaten lagunas, analicen periodos o presentes proyectos innovadores en la Sala -1 y futuras renovaciones del área circundante y espacios residuales con nuevas aportaciones y visiones externas entorno al propio complejo constructivo y urbanístico que rodean Es Baluard.

“Implosió” como gran exposición que abarca toda la planta baja del museo se configura a través de cuatro áreas consecutivas y diferenciadas para analizar desde la perspectiva de lo glocal (el contexto de las Islas baleares y la presencia del arte contemporáneo internacional) cronológica y pedagógicamente, la evolución del llamado arte moderno y contemporáneo, forjando un sistema de conexiones entre el tiempo y el espacio con un carácter abierto.

Una historia que toma como punto de partida la aparición de la modernidad en las Baleares entre 1891 cuando el Archiduque Luis Salvador de Habsburgo finaliza su obra enciclopédica Die Balearen y 1929, fecha en la que Adan Dielhl termina la construcción del Hotel Formentor, un periodo crucial entre el que comenzó el boom de los pintores paisajistas y el neoimpresionismo se afianzaba.

Toda la exposición ha sido pensada para integrarse en los ejes y piel del museo y trabajar con sus escalas y configuración arquitectónica estableciendo un diseño museológico que relaciona obras, recursos visuales y conceptuales vinculados a esa idea de big bang interno que continuará en los meses sucesivos.

Las áreas de las que consta “Implosió” se articulan a través de ciertas continuidades estilísticas siguiendo la historiografía al uso pero sin un carácter científico o posicionamientos darwinistas restrictivos. “Implosió” nace del trabajo interno de un museo orgánico y en proceso de renovación, y propone nuevas lecturas y cuestionamientos basadas en sus colecciones e incidiendo en determinados puntos calientes cuyas ondas expansivas permitieron avances en las prácticas artísticas contemporáneas.

La célula madre que impulsa las celdas producidas de esta regeneración articula la lectura de lo que ha sucedido en la producción artística de finales del XIX hasta nuestros días a través de tres sistemas de interpretación que conviven con carácter paralelo y simbiótico.

Por ello tres canales se monitorean a lo largo de la planta principal del museo a través de rutas entrecruzadas: Experiencia, Reflexión y Ejercicio. Sus lecturas transversales serán trabajadas por el Área de Educación y Formación en cuatro vertientes: la basada en los presupuestos de la Historia del arte evolucionista, lecturas de raíz política y social, los estudios de géneros e identidad y la iconografía.

De esta manera, “Implosió” podrá así mismo convertirse en una plataforma estable para instruir las miradas y apoyarlas en la decodificación de lo que existe mas allá de lo aparentemente real.


CLAVES DE “IMPLOSIÓ”:

Una producción propia de Es Baluard a partir de los recursos internos del museo y en colaboración con algunas entidades, coleccionistas y artistas.

Un manifiesto de la renovación fundamental en la que se encuentra el museo.

La inauguración coincide con el día de su décimo aniversario, el 30 de enero 2014, y la exposición permanecerá un año aunque experimentará micro-cambios a lo largo de éste.

Abarca toda la planta baja del museo que se fracciona en cuatro áreas. El recorrido se ha considerado como cronológico y pedagógico pero sin pretender realizar una historia lineal canónica e incidiendo en las elipsis.

La exposición se divide en 4 zonas:
-Lo moderno en las Islas Baleares y avances hacia las vanguardias.
-Los engranajes de los nuevos lenguajes.
-Aproximación a Evidencias e Intersticios.
-Movimientos gravitacionales entorno a lo contemporáneo y lo actual.

“Implosió” muestra la evolución del llamado arte moderno y contemporáneo desde una perspectiva balear e internacional, forjando un sistema de conexiones entre el tiempo y el espacio con un carácter abierto.

Hay varios niveles de lectura que se trabajan desde el Área de Educación y Formación basados en las ideas de Experiencia, Reflexión y Ejercicio que se analizan desde cuatro vertientes:

-Los presupuestos de la Historia del Arte evolucionista.
-Lecturas de raíz política y social.
-Los estudios de géneros e identidad.
-La iconografía.

La arquitectura y el diseño espacial han sido importantes para desarrollar el proyecto que juega con las escalas del edificio y establece guiños conceptuales con las obras y pequeñas intervenciones en las paredes blancas, así como en la intensidad y el tipo de luces.


ÁMBITOS DE LA EXPOSICIÓN

Zona 1 - Lo moderno en las Islas Baleares y avances hacia las vanguardias

Partiendo de una selección de obras de finales del siglo XIX se evidencia el transcurrir entre el academicismo y la modernidad que incentivó el progreso cultural e ideológico en las Islas Baleares.

Frente a las corrientes academicistas, el término arte moderno más que un concepto cronológico o estilístico es un síntoma de otros modos de producir cultura basados en la superación de la tradición, la incorporación de la experimentación y nuevas actitudes de aproximarse a la fisura intelectual y social.

La subjetividad para reinterpretar lo común real y el valor de lo subconsciente junto con las nuevas teorías sobre la percepción visual, el análisis de los planos y de la luz permiten desembocar en nuevos lenguajes.

Los creadores que sabían lo había supuesto el Salon des Indèpendants en París desde 1884, comienzan a analizar la representación de la luz y el espacio a través del color en la pintura o de la reverberación de la materia en la escultura, dando lugar a prácticas modernistas y al postimpresionismo. Pero además fue muy estimulante para el contexto local la labor de aquellas personas pioneras, especialmente comprometidas con corrientes internacionales, quienes con un carácter visionario comenzaron a trabajar a nivel racional y empírico desde el archipiélago.

En estas salas señalamos cuatro puntos de inflexión: los estudios sobre las Islas Baleares del Archiduque Luis Salvador de Habsburgo, la irrupción de los pintores de paisaje, costumbristas y urbanos en Mallorca, el núcleo cultural que se forjó alrededor de la península de Formentor con el mítico hotel y la influencia de las corrientes europeas que comienzan antes de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y se desarrollan en el periodo de entreguerras (1918-1939).

Nombres de los autores presentes: Wols (Alfred Otto W. Schulze), Francisco Aguiló Torrandell, Ricard Anckerman, Hermenegildo Anglada-Camarasa. Arxiduc Lluís Salvador, María Blanchard, Norah Borges, Tito Cittadini, William Degouve de Nuncques, After Paul Gauguin, Antoni Gelabert, Leo Gestel, Archie Gittes, Elmyr de Hory, Eliseu Meifrén, Joaquim Mir, Amadeo Modigliani, Pilar Montaner de Sureda, Juli Ramis, Antoni Ribas, Llorenç Rosselló, Santiago Rusiñol, Josep Maria Sert, Joaquín Sorolla.

Zona 2 - Los engranajes de los nuevos lenguajes

Con el cubismo, no hay un único punto de vista, sino que el espectador se ve forzado a entender la totalidad en los límites del lienzo, obligando a lo que Clement Greenberg definiría como “la descentralización de la mirada” y abocando al arte a convertirse en una experiencia perceptiva e intelectual para el espectador. A partir de entonces, representar la realidad como tal deja de tener importancia.

La fuerza de las vanguardias históricas y la extensión del cubismo y la abstracción provocó resonancias décadas después en el informalismo y el expresionismo.

Fue con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), o incluso con las “transvanguardias” de finales del siglo XX, cuando se acuñó el concepto de lo “postmoderno” aludiendo a una serie de movimientos antiartísticos, como el dadá, el trabajo de Man Ray, Duchamp o el surrealismo.

El cuadro-ventana devendrá útil para muchos mas discursos que los meramente estéticos. Las artes escénicas, la experimentación en el espacio y los medios de las tecnologías o procesos mecánicos y artesanales, permitirán nuevos giros en las prácticas creativas.

Lo mismo que no hay un solo discurso lineal, la temporalización en artistas y estilos es fluctuante. La base de este ámbito está construida a partir de una selección de obras que producen interrelaciones con las corrientes artísticas y el momento social y político en el que se realizaron.

Picasso y Miró -para nada ajenos a lo que significó la derrota del Gobierno republicano y como máximos transmisores desde su influencia en la Escuela Española de París a su relevancia posterior como figuras únicas en el Arte- son revisados a partir de obras colaterales: la cerámica o la escenografía, vinculando a Miró a su especial relación con Mallorca a través, entre otras, de la serie Ubú.

Nombres de los autores presentes: Alexander Calder, Nicolas de Staël, Manuel Hernández Mompó, Wilfredo Lam, Fernand Léger, André Masson, Joan Miró, Man Ray, Juli Ramis, Hans Richter, Pablo Ruiz Picasso, Gabriel Serra, Antoni Tàpies, André Villers.

Zona 3 - Aproximación a evidencias e intersticios

En los años sesenta se produjo una nueva actitud ante el arte basado en el pluralismo y la libertad de expresión/creación. Desde la irrupción de las artes expandidas, el cuerpo y sus relaciones derivadas adquieren una nueva dimensión y de ellos presentamos algunos ejemplos con el movimiento Fluxus, que expandió las performances, el happening y las hibridaciones transdisciplinares. Son dos piezas clave: Sun in your head, (Vostell, 1963), obra fundamental del inicio del videoarte, y un exponente de la mítica serie de performances que llevaron a cabo Nam June Paik y Charlotte Moorman.

Durante este periodo se producirá una consolidación de corrientes pictóricas (fundamentalmente neoexpresionismo, transvanguardia, abstracción geométrica y nueva figuración), en paralelo con propuestas conceptuales y otros modos de crear interesados por la desmaterizalización de lo objetual.

Las corrientes internacionales en pintura pasaban por diferentes ismos, el informalismo entró en autocuestionamiento a principios de los sesenta con la repolitización de una sociedad posguerras, que eclosionaría con el mayo del 68 y en el Estado español entorno la muerte de Franco en 1975. El papel que tuvo la pintura durante las décadas de los setenta y ochenta va parejo a la evolución de un país que pasaba por la transición política hacia la democracia, con una cierta recuperación económica, la progresiva industrialización, la migración del campo a las ciudades o a otros países, el desarrollo de barrios y centros urbanos hacia una europeización y la irrupción de un modelo de crecimiento singular en el Mediterráneo que tiene su paradigma en la transformación socioeconómica de las Baleares con el turismo.

La gran pared frontal de esta zona sugiere puntos de apoyo para entender estos momentos y las propuestas creativas que de ellos emergieron, desde las corrientes internacionales a lo local como una cartografía de base entre la experiencia estética y la construcción de revisiones que el puzle pictórico propone.

Mientras la renovación de la escultura, el arte conceptual y las inflexiones teoricistas siguen su propio camino, los ochenta son los años de la pintura en España.

Los componentes matéricos a la hora de abordar el cuadro y el planteamiento frente a la representación dan lugar a nuevas corrientes, colectivos y grupos unidos por una sincronía política y existencial de los que irrumpirán nuevas individualidades arrolladoras.

En 1982, Miquel Barceló, con solo veinticinco años, es invitado a participar en la VII Documenta de Kassel. Algo más tarde, la reunificación alemana en el 89 marcará simbólicamente las maneras de enfocar el mundo occidental y el significado de las fronteras transnacionales.

Nombres de los autores presentes: Karel Appel, Miquel Barceló, Joan Brossa, James Brown, Ramon Canet, Maria Carbonero, Lawrence Carroll, Juana Francés, Sam Francis, Ferran García-Sevilla, Juan Genovés, Luís Gordillo, Xavier Grau, José Guerrero, Josep Guinovart, Nam June Paik, Anselm Kiefer, Yves Klein, Pep Llambias, Glòria Mas, José Manuel Menéndez Rojas, Robert Motherwell, Antón Patiño, Guillermo Pérez Villalta, Charo Pradas, Antonio Saura, Darío Villalba, Wolf Vostell, José María Yturralde.

Zona 4 - Movimientos gravitacionales entorno a lo contemporáneo y lo actual

Diluido el concepto de compartimientos estancos entre géneros y estilos, se han instalado de forma normalizada los movimientos neos y las prácticas anárquicas, el posapropiacionismo, el cuestionamiento de la autoría, el retorno a la representación, las citas, la deconstrucción y la desterritorialización.

En la era de la globalización, la apropiación de la realidad, su subversión y la erradicación de los dogmas alcanzan su máximo apogeo a partir del momento en el que constatamos la quiebra de lo real con la caída de las torres del World Trade Center de Nueva York en 2001.

En este escenario de lo contemporáneo dominado por las posibilidades de las tecnologías y los mass media, las opciones plásticas y narrativas se vuelven ilimitadas.

En el recorrido por este área work in progress, se puede encontrar una sucinta selección de piezas e instalaciones que vienen a señalar cómo en el presente continuo todo es posible, que el propio tiempo precisa distancia y reflexión, que los objetos son lo que son y lo que representan.

Nombres de los autores presentes: Victoria Civera, Tadashi Kawamata, Núria Marqués, Jaume Plensa, Bernardí Roig, Baltazar Torres.


logos_uuu2.jpg

Enviado el 20 de Febrero. Página principal ...