la ::comunidad artística:: online

La utopía es posible

IC Prada Poole Lei OK_u.jpgICSID. Eivissa, 1971
21 junio 2012 – 20 enero 2013

Museu d'Art Contemporani de Barcelona (MACBA)
Plaça dels Àngels, 1
08001 Barcelona
www.macba.cat

Del 14 al 16 de octubre de 1971 tuvo lugar en Ibiza el VII Congreso del International Council of Societies of Industrial Design (ICSID), organizado por la Agrupació de Disseny Industrial del Foment de les Arts Decoratives (ADI/FAD). Lo que podía haber sido un encuentro profesional convencional se convirtió en un acontecimiento sin precedentes en España. En tres días, no solo se hizo un congreso abierto que potenciaba el intercambio y las discusiones entre profesionales y estudiantes; el ICSID de Ibiza se concibió como un punto de confluencia entre el diseño y las formas más experimentales del arte y la arquitectura de la época en nuestro país. La exposición pretende rememorar lo que fue aquel acontecimiento y las ideas que pueden resultar útiles hoy: sostenibilidad, participación, solidaridad, nuevas relaciones industria-sociedad y el papel liberador de la experiencia del arte. La exposición se compone de material documental, fotografías y películas, procedentes de diversos archivos y de fondos del MACBA.

El ICSID de 1971 se celebró en la cala de Sant Miquel, fuera de sus habituales sedes urbanas. El congreso quería evitar por principio cualquier programación. Se estructuró en salas de reuniones (en los dos hoteles de la cala), en las que se llevaban a cabo presentaciones y debates sobre temas de diseño, urbanismo, arte, nuevas tecnologías y pensamiento. En los hoteles se presentaron muestras de artesanía popular ibicenca y de diseño actual, al tiempo que la empresa Olivetti introducía el Implicor, un innovador sistema audiovisual múltiple. Coincidiendo con el congreso, el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza organizó una exposición sobre arte cinético, programado y tecnológico.


Nuevas formas de convivencia: la Instant City

Paralelamente se organizaron una serie de eventos que vinculaban el diseño a otros lenguajes. Uno de los más singulares fue la Instant City, un proyecto creado para facilitar alojamiento a los estudiantes que asistían al congreso. Carlos Ferrater y Fernando Bendito, entonces estudiantes de arquitectura, redactaron, junto a Luis Racionero, el Manifiesto de la Instant City. El manifiesto, al cual se dio una amplia difusión internacional, hacía un llamamiento a la participación para construir una ciudad que se basaría en el trabajo como vehículo de comunicación. José Miguel de Prada Poole, profesor en la Universidad Politécnica de Madrid y especialista en arquitecturas hinchables, proporcionó los conocimientos técnicos para hacer posible el proyecto: una ciudad de plástico, efímera, basada en un sistema constructivo simple de figuras geométricas sencillas. Cilindros y esferas que se interconectaban y podían crecer según las necesidades. La Instant City reivindicaba el trabajo colectivo indisociable del ocio, como un modo de crear nuevas formas de convivencia basadas en la creatividad.


El arte podía ser un juego

La cena de inauguración del congreso consistió en un ceremonial multicolor organizado por los artistas Antoni Miralda, Jaume Xifra y Dorothée Selz, con la colaboración de Carles Santos al frente de una orquesta. Artistas y público se confundían en la figura de los participantes. Muntadas y Gonzalo Mezza crearon el Vacuflex-3, una escultura móvil hecha con un tubo de plástico de uso industrial de más de 150 metros de longitud. La pieza se convirtió en un objeto lúdico, que permitía modelar espontáneamente formas diversas, crear inscripciones de palabras sobre la arena o en el agua: el arte podía ser un juego. Josep Ponsatí construyó una gran escultura móvil hinchable, realizada con globos de plástico blanco, que llegó a tener unos cuarenta metros de longitud. Las formas orgánicas eran variables, ya que estaban en constante movimiento. Era otra manera de hacer arte.

El congreso dio voz a la diversidad de tendencias y planteamientos generacionales en el ámbito del diseño, que ya se habían evidenciado en la década anterior con la escisión de la escuela Elisava, más enfocada a la industria, y la creación de Eina, con una visión más humanística asociada al arte. El ICSID de Ibiza fue una experiencia de socialización, un ejemplo de cómo la energía del trabajo en común, la vitalidad, la reflexión intelectual y el ocio pueden ponerse al servicio de proyectos de diálogo capaces de generar propuestas imaginativas que estructuren nuevos modelos de comportamiento. Tal como afirmó José Miguel de Prada Poole a propósito de la Instant City, el ICSID de Ibiza fue la constatación de que «la utopía es posible».


Actividades

Jueves 21 de junio, 19.30 h
Mesa redonda
La utopía es posible. ICSID. Eivissa, 1971

Con José Díaz Cuyás, Daniel Giralt-Miracle y Teresa Grandas
Auditorio MACBA. Entrada gratuita. Aforo limitado

Lunes 16 de julio, 19.30 h
Visita comentada
A cargo de Daniel Giralt-Miracle y Teresa Grandas
(exclusiva para los Amigos del MACBA)
Salas del Museo. Plazas limitadas

Otoño 2012
Taller y acción con estudiantes de arquitectura para la construcción de un fragmento de la Instant City
Espacios del Museo


Visitas guiadas diarias
(incluidas en la entrada)

Exposición organizada por el MACBA y comisariada por Daniel Giralt-Miracle y Teresa Grandas

Más información en www.macba.cat y twitter.com/MACBA_Barcelona


Horarios
Laborables, de 11 a 19.30 h
(del 25 de junio al 24 de septiembre, de 11 a 20 h)
Sábados, de 10 a 20 h
Domingos y festivos, de 10 a 15 h
Martes no festivos, cerrado
Lunes, abierto



[Instant City, 1971. Archivo José Miguel de Prada Poole]

Enviado el 20 de Junio. Página principal ...