la ::comunidad artística:: online

VERBLENDUNGSZUSAMMENHAG [CONCATENACIÓN DEL CEGAMIENTO]

FOTO_FATHER_u.jpg

Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa
www.macuf.es
Proyecto expositivo del artista BERNARDÍ ROIG
Comisario: Fernando Castro Flórez
Inauguración: 24 de febrero de 2012, a las 20.00 horas
Clausura: 8 de julio de 2012

“Me defino -dice Bernardí Roig- como pintor. La idea de pintura lo engloba todo. Antes pintaba. Ahora, desde la pintura, empleo registros y soportes que tienen que ver con ella, porque no tiene que ser sólo soporte plano; me seduce su sentido de “mirada” y me interesa para construir una imagen, no necesariamente pintándola”. Con sus impactantes instalaciones, esas inquietantes esculturas cegadas o con fuego en la mirada, los dibujos minuciosos y, de pronto, destrozados por un trazo, los videos asfixiantes y la revisión perversa de la iconografía del exceso, lo que hace este artista es dejarse llevar por la turbulencia de las obsesiones. “Estoy de acuerdo con Klossowski cuando dice que un cuadro es ‘una máquina que produce víctimas, no una cosa que se cuelga en un salón’”. De lo que no se puede prescindir, aunque se tenga una enorme desconfianza en la representación, es de la muerte. Comparte con Bernhard, la urgencia de “hablar desde la imposibilidad del habla”, tratando de encontrar figuras e imágenes para un tiempo desquiciado, cuando la palabra alegría aparece tan sólo al final del canto.
Bernardí Roig se deslumbra con el abismo de sus pensamientos, cuando las imágenes soñadas se mueren de frío. Permanece en el límite, activando las paradojas, rescatando las imágenes que surgen por las grietas del cuadrado negro de Malevich y a punto de acariciar los muslos de la Roberte narrada o dibujada por Klossowski. Y, acaso, lo único sensato, como ocurre en Sound exercises (2004), es vomitar por lo cotidiano que nos aplasta o imaginar nuestro rostro aunque sea con una maraña de líneas: “Debo decir -escribe Bernardí Roig en su texto Binissalem publicado con motivo de su exposición en el Kunstmuseum de Bonn- que viví obsesionado, obsesionado en acumular líneas, líneas que fuesen un rostro; viví obsesionado con la idea de que ese rostro me pudiese contar algo de mí. Vivir en esa obsesión fue para mí la única posibilidad de establecer una victoria sobre el desánimo. No puedo olvidar que estas líneas crecían dentro de mi y que eran más fuertes que yo. Por eso siempre amé a un artista como Giacometti, que para mí fue el gran amasador de líneas, también llamado el gran titubeador. Nunca, nunca confió en una línea que fuese perfil, ni comisura, ni siquiera en una que determinara el orificio, sino que solo pudo confiar en amasar y amontonar miles y miles de líneas que pudieran ser precisamente eso: perfil, comisura u orificio. Toda la tensión del trazo se precipita en el camino hacia una exactitud imposible, se trataba de fertilizar esa imagen a través de la línea, de las mil líneas y de que esas líneas fuesen las que garantizasen la distancia con el mundo. La maraña debía certificar que esa imagen no era el mundo, solo lo que el mundo nunca podrá ser. Ahora lo puedo declarar sin miedo: yo amé a Giacometti. Eso lo puedo decir ahora porque la oscuridad me protege y porque ya no tengo miedo. Yo solo tuve miedo de la luz no de la oscuridad, porque la oscuridad nunca miente”.
En buena medida se pueden entender las obras de Roig como dispositivos de soledad, manifestaciones de la pulsión enrarecida del que está solo. Tras el hombre con el fuego en los ojos como una razón poética que aludía al fracaso, llegó la luz que impedía ver. La metáfora de la mirada ígnea dejó espacio a la blancura obsesiva. Y, como fondo, siempre la comprensión lúcida de la pintura como derrota. Bernardí Roig cancela la memoria, aunque le duela, para revelar la imposibilidad de construir una mirada; superficie cruel y, valga la paradoja, descenso a la alteridad absoluta, con esa mirada de Orfeo sobre la que escribiera Blanchot. Frente al volver visible lo invisible de Kandinsky surge una voluntad de extrañeza. “Insisto -escribe Bernardí Roig- en hablar de ese hombre que decidió arrancarse los ojos para escapar a la turbulencia del deseo”. El desasosiego está sedimentado en sus piezas, allí se encuentra la alteridad, “porque uno ya no es ese hombre”. Carecemos de lugar común, estamos entregados a lo banal, derivando hacia lo destructivo, cuando la experiencia es ceniza. Tal vez un arte que hace ver lo real tiene que recurrir al trompe-l´oeil que lleva no tanto a lo perfecto cuanto a lo escatológico, al desecho.
La exposición de Bernardí Roig en el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa ofrece, por vez primera, una revisión de su trabajo desde los grandes dibujos de los años noventa hasta las instalaciones más recientes, esto es, desde piezas como La muerte del pintor (1994) a su peculiar versión del mito de Diana y Acteón (2005) o la meditación video-escultórica y dibujística sobre la casa Wittgenstein. Por medio de grandes dibujos, esculturas blancas, instalaciones que juegan con la noción de lo teatral y piezas videográficas, se realiza un recorrido que no sigue lo cronológico sino que establece relaciones temáticas y busca las obsesiones subyacentes. Se trata, por tanto, de algo más que una retrospectiva: una indagación casi arqueológica en el sustrato esencial de su imaginario. El título, verdaderamente impronunciable, de la exposición Verblendungszusammenhang [concatenación del cegamiento] es un término que emplea Theodor W. Adorno, en la estela de Walter Benjamín, para subrayar que acaso en la Ilustración se encuentre una dimensión mítica que también implica a nuestra pulsión a buscar la totalidad en la naturaleza. La ceguera es, sin ningún género de dudas, uno de los motivos reiterados por Bernardí Roig y así su búsqueda, a la manera de Paul de Man o incluso de Jacques Derrida, de una “perspicacia” a través de la oscuridad total sea un deseo de encontrar algo que no sea la erosionada mentira. En verdad, la oscuridad nunca miente. La poderosa imaginación de Bernardí Roig determina al hombre como ese animal de deseos que tiende hacia el exceso. La muestra en el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa revelará, por tanto, el límite de las obsesiones y las pulsiones escópicas de uno de los artistas más intensos del panorama artístico español, con una proyección internacional incuestionable.

Texto de Fernando Castro Flórez


Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa
Avda. de Arteixo, 171 | 15007 A Coruña
Horario: de martes a sábado de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:30 horas
domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas | lunes cerrado
Tel. 981 911 476 | 981 178 754
macuf@gasnaturalfenosa.es



LOGO_u5.jpg

Enviado el 22 de Febrero. Página principal ...