la ::comunidad artística:: online

Exposición Rocío Verdejo. Obra Reciente

LasAguasdelEscorpián-u.jpgInauguración 9 de diciembre a las 19.30 horas
Artista: Rocío Verdejo
Comisariada por Silvia Alzueta
Unicaja Espacio Emergente (Málaga)
9 de diciembre al 16 de enero de 2010

El próximo miércoles día 9 a las 19.30 horas se inaugura en la sala de exposiciones Unicaja Espacio Emergente la exposición Rocío Verdejo. Obra reciente que se podrá visitar hasta el día 16 de Enero de 2010. La exposición está organizada por la Fundación Unicaja en colaboración con el Centro Andaluz de Fotografía (CAF). En el catálogo, gratuito a lo largo de toda la exposición, han participado los críticos Juan Francisco Rueda, Cristina Consuegra y la comisaria de la exposición Silvia Alzueta.

La exposición de Rocío Verdejo está formada por dos series Quietud, 2008 (producida por el CAF) y las Aguas del Escorpión, 2009 (producida por la Fundación Unicaja) que conforman un total de 12 fotografías digitales de alta calida siliconadas a un metacrilato y sobre dibond metálico y una caja de luz. Ambas series tienen elementos comunes que las atraviesan de forma transversal y que además comparten con gran parte de la obra de Rocío Verdejo como son:

_ La presencia del agua como elemento en el que o en torno al que suceden las escenas que la fotógrafa retrata. En ambas series vemos como la presencia del agua acentúa la ambigüedad en sus hermosas imágenes. El agua es dadora de vida, es fertilidad, necesaria para la vida y la salud; estamos compuestos en un alto porcentaje de ella, es limpia y contiene connotaciones religiosas de purificación y salvación, a la misma vez es cambiante y peligrosa, y sobre todo incontrolada. La quietud y mansedad que parece tener el agua puede cambiar en cualquier momento y hacer que estos niños se ahoguen o que las durmientes ofelias también perezcan en su estanque. A su vez los lagos, el mar, está lleno de peligros en todas las tradiciones: tienen monstruos, sirenas, tiburones o cualquier animal que puede surgir de esas aguas profundas. Existe toda una literatura que nos habla de las bondades del líquido elemento pero también de sus peligros, estos referentes forman parte de nuestro inconsciente colectivo.

_ La narratividad de sus imágenes y el carácter de ficción de sus obras. En cada una de las obras que conforman la exposición y principalmente en la serie Las Aguas del Escorpión. Si entendemos la ficción como la simulación de la realidad y aceptamos a través de la verosimilitud de las imágenes las historias que la artista nos cuenta conseguiremos implicarnos emocionalmente en toda la historia que acontece ante nuestra mirada y que potencia nuestras emociones. Cada obra ha sido representada y construida como el escenario de una película para el instante en el que la artista ha realizado su instantánea, no se tratan de fotografía que capten un instante fugaz sino imágenes detenidas de una historia, como el fotograma de una película. Sin embargo, hay algo inquietante en sus escenas fruto quizás de la extrema estetización de las mismas, así como del instante detenido y de su fotogenia, sobre todo en la serie Las Aguas del Escorpión, que preludia algo, cada foto parece remitirnos a un momento, una historia que ya conocemos, a una escena de una película o de la propia literatura. Podríamos decir que existe un referente iconográfico cercano pero tan amplio que de cotidianos nos resulta inquietantemente lejano. Ambas se apropian de arquetipos y esto hace que la imagen nos resulte conocida.

_ La ambigüedad y el carácter sorpresivo de las imágenes de ambas series se produce un choque sorpresivo entre la belleza del escenario fotografiado, y lo terrible desde el punto de vista sentimental que representa, de ahí que el impacto visual dé fruto a una obra de un alto contenido poético. Los cuerpos sumergidos en el agua, en los que no sabemos si las modelos están flotando, dormidas o muertas en la serie Quietud, contrasta con la quietud o acción y emoción contenida en el acto de sumergir a los niños aparentemente, también dormidos.

_ Ambas series recogen los miedos inconscientes e incontrolables, como puede ser el morir ahogado o el perder un hijo.

En la serie Quietud, 2009, reinterpreta y adapta el relato de Ofelia. Nos encontramos con 9 fotografías en las que diferentes mujeres con los ojos cerrados y en actitud totalmente relajada, dormida o muerta se encuentran sumergidas en el agua en un entorno natural que se integra a la perfección con la escena que acontece en la foto y en una atmósfera de inactividad total y de sosiego. El punto de inflexión, la diferencia, la marcan las “dulces ofelias” que subvierten a la tradicional y joven Ofelia ataviada con un hermoso vestido blanco rodeado de flores. En este caso aparece desnuda y con edades dispares entre sí. Cualquiera de las mujeres que fotografía puede ser la mujer enamorada que no puede soportar la tragedia familiar ni el desamor y muere cuando va a coger flores, ya que el paso del tiempo no enfría los sentimientos ni las emociones.

Las Aguas del Escorpión recoge a unos padres que llevan a su hijo en los brazos y lo van a sumergir en el agua. Si observamos la serie Las Aguas del Escorpión uno de los calificativos que la describen es claramente el de la belleza: es una imagen hermosa, pero si reflexionamos sobre lo que acontece en esta escena nos podremos plantear que realmente nos encontramos ante unos padres que van a introducir a un niño, su hijo, en el agua. No sabemos si el niño está dormido o muerto pero, sin embargo, lo que parece evidente es que el niño se encuentra ajeno a lo que va a suceder. El rostro contenido y lleno de emoción de la mujer que culmina la serie las Aguas del Escorpión pone en evidencia que algo altamente emotivo ha sucedido.

Hay un cierto sentimentalismo, así como un ambiente melancólico que inunda la superficie bidimensional ya que introspecciona en el mundo de los sentimientos, de las sensaciones contrapuestas y ambiguas que nos remiten a sentimientos encontrados. Hay algo que nos inquieta en ambas imágenes, sin embargo la estetización a la que estamos acostumbrados en todos los ámbitos de la existencia nos hacer asistir con total asepsia e impasibles a la escena.

Con esta exposición la Fundación Unicaja continua con su labor de promocionar, difundir y colaborar con el arte contemporáneo y los jóvenes creadores andaluces, siendo la 7 de las 8 exposiciones que se realizarán este año 2009 en Unicaja Espacio Emergente en la que ya han expuesto: Pepe Bocanegra, Antonio Ruiz Montesinos, Manolo Olmo Hoyo, Laura Franco, Mariela van der Rijst, Clara González, Beatriz Ros y Arancha Ruiz. Tras esta exposición Gloria Martín Montaña, actualmente becada en París por el Ministerio de Asuntos Exteriores, la pintora sevillana nos mostrará sus últimos trabajos en una exposición creada ex profeso para Unicaja Espacio Emergente.

Enviado el 07 de Diciembre. Página principal ...