la ::comunidad artística:: online

GERARDO VIELBA 1921-1992. RETRATOS CON AIRE Y TIEMPO

vielba-u.jpgDel 15 de octubre al 6 de diciembre de 2009
Comisaria: Mónica Carabias Álvaro

MuVIM
muvim@dival.es
www.muvim.es

El MuVIM expone 87 obras del fotógrafo Gerardo Vielba (Madrid, 1921-1992). Vielba fue fundador de la Escuela de Madrid de fotografía, presidente de la Real Sociedad Fotográfica de Madrid (1949-1992) y Premio Nacional de las Bellas Artes (1962). Gerardo Vielba cultivó una fotografía en esencia comunicativa y narrativa en torno al ser humano y sus circunstancias, con el noble propósito de retratarlo con aquellos elementos, espacios e individuos que lo definen y acompañan.

Las fotografías de Vielba registran la variabilidad del espacio-tiempo. En ellas se aprecia un absoluto dominio del lenguaje fotográfico que, como en el caso del maestro Henri Cartier-Bresson, coloca en su línea visual: cabeza, corazón y ojos.

El conjunto de imágenes que componen esta retrospectiva comparten con el espectador la complicidad que el artista experimenta al encontrar tras el visor la verdadera esencia del instante. El retrato y la ciudad se filtran una y otra vez en el objetivo de su mirada fotográfica. Retratos espontáneos, contundentes y culturales en sintonía con los producidos por la corriente neorrealista. Retratos familiares, huellas del diario cómplice e íntimo del autor. Fotografías que transmiten felicidad, reposo, sosiego, ternura, amistad, reunión, naturalidad y un absoluto respecto por el arte de la imagen que queda patente en una de sus fotografías más impactantes Pequeño Atleta.

El acento neorrealista se intensifica en sus reportajes callejeros, documentos en los que se nos retrata el devenir cotidiano en la ciudad, en el puerto, en los pueblos. El bullicio de un puesto de flores, el descanso anhelado de la banda de música, el mendigo ausente, la vendedora ambulante, la pescadera, la faena de los marineros, las mujeres comulgando, la celebración de la Semana Santa, un tarde lluviosa en la ciudad, comprando en los almacenes, retocándose el maquillaje en la cafetería, las confidencias de un cura durante el paseo matinal o el barquillero “convertido” eternamente en cocinero. La infancia y la ciudad de París -una de las mayores fuentes de inspiración de todos los tiempos para los creadores Zola, Vuillard, Degas, Eugène Atget…- constituyen sus dos trabajos más personales. Su exploración de la infancia desvela una aguda y misteriosa mirada. Vielba, como los niños, tiene la cualidad natural de convertir en especial lo que para la mayoría se antoja cotidiano. Así como, la virtud de crear imágenes que no dejan nunca de sorprendernos, de emocionarnos. Por otra parte, nos retrata la dinámica de un París cosmopolita y bullicioso. Pasión y amor conviven en estas imágenes de forma equilibrada y como siempre sincera. Fotografías que documentan con cercanía al individuo y con las que experimentamos el placer de la instantánea sin amaneramientos ni artificios; en definitiva, la belleza de la imagen. En cualquiera de estos retratos como en el resto de su trabajo está ausente la voluntad de denuncia. Al igual que otros humanistas como Henri Cartier-Bresson, Robert Doisneau o Willy Ronis lo que importa es el contenido humano, de ahí la dignidad, la confianza y el optimismo con que retrata el ánimo de lo cotidiano y al individuo sin agresión, con respeto, de frente. Estas fotografías -escenas urbanas, imágenes tiernas, optimistas e idealistas- constituyen retazos de la memoria. Un legado impecable para nuestra historia fotográfica de una obra plural, autónoma y siempre independiente.


Otras exposiciones en el MuVIM:
Suma y sigue del diseño en la Comunidad Valenciana (hasta el 29 de noviembre).
La Aventura del Pensamiento (todo el año).


MuVIM.
C/ Quevedo, 10.
Valencia.
Teléfono 96 3883730
muvim@dival.es
www.muvim.es

Enviado el 14 de Octubre. Página principal ...