la ::comunidad artística:: online

UNA EXPOSICIÓN QUE RECORRE LA HISTORIA DE LAS REVISTAS ENSAMBLADAS ESPAÑOLAS

ensamblados_1-u.jpg“eNSaMBLaDoS. revistas ensambladas 1977-2008”
Comisario: Pepe Murciego
Casa Revilla de Valladolid
Torrecilla, 5 Valladolid
Hasta el 14 de diciembre

Una producción de ExpopUp (www.expopup.com)

“eNSaMBLaDoS. revistas ensambladas 1977-2008” es una exposición de expopUp, comisario Pepe Murciego.


LA EXPOSICIÓN

Más cercanas a la experimentación visual y al libro objeto que al clásico formato de lomo o grapa, las revistas ensambladas o revistas objeto, han sido y son editadas en la mayoría de los casos por artistas o creadores literarios. Buscando en el placer de editar una prolongación esencial del trabajo artístico, las revistas objeto son uno de los recursos más notables y ágiles, a la vez que poco conocidos, del arte actual.

La muestra “eNSaMBLaDoS...” presenta los más importantes proyectos de este tipo que, desde 1977 hasta nuestros días, han dibujado el camino de la
experimentación editorial en el Estado español:

Al-Harafish, Apartado 14.479, CAPS.A., Carpetas El Paraíso, Cave Canis, Container, Fíjate, Caja de Truenos, La Más Bella, La Nevera, La Ruta del Sentido, Lalata, Menú, Pa’ Comer‘Aparte, Piedra Lunar, Píntalo de Verde, Salamandria, Texto Poético, Veneno, 598, etc.

La exposición recoge una amplia muestra de ediciones en formatos no convencionales, las cuales se muestran dentro de vitrinas bien desplegadas o en su formato cerrado. Para una mejor percepción del conjunto de piezas que componen cada edición, muchas de las obras incluyen un vídeo con unas secuencias en las que se despliegan todos los elementos que componen la revista. La exposición se complementa con las reflexiones de 6 autores vinculados desde distintos ámbitos con estas manifestaciones.


SOBRE LAS REVISTAS ENSAMBLADAS por Pepe Murciego, comisario de la exposición.

Galería deslocalizada

Poemas objeto, visuales o discursivos, estampaciones, fotomontajes, collages, pequeñas esculturas, dibujos, serigrafías, electrografías, plantillas, sellos de artista, fotografías, piezas de arte sonoro, grabados, postales, vídeos, linóleos, transparencias, troquelados, maquetas, piezas de música experimental, recortables, partituras de acción, radiografías, etc., etc. Cualquier disciplina, formato o material puede convertirse en "página" de revista ensamblada. En ocasiones podemos incluso encontrar "páginas efímeras" tan sugestivas como: un dulce martillo de caramelo (en La Nevera), un rico sandwich de salchichón y queso (en La Más Bella), o unas sabrosas sardinas enlatadas (en Plages). Ya no bastan ojos y manos para "leer" sus contenidos; sus propuestas perceptivas solicitan una implicación mucho más sensitiva y emocional.

Las revistas ensambladas son atípicos contenedores de arte experimental equivalentes a museos portátiles o galerías “deslocalizadas”. Publicaciones colectivas nacidas (aunque con padres y primos anteriores), en el amplio mundo del arte correo y de la poesía experimental. Revistas en las que los participantes no sólo suministran imágenes o palabras para confeccionarla, sino que aportan a la misma tantas "páginas" u objetos como número de ejemplares consta la edición. Revistas en las que el editor se transmuta en una suerte de alquimista/ensamblador de volúmenes en el contenedor elegido; ya sea una caja de cartón (en Pips), una carátula de vídeo (en Caja de Truenos), un sobre troquelado (en Píntalo de Verde), un delantal de jardinero (en La Más Bella), una cesta de mimbre (en Menú), una lata de conservas (en Lalata), un estuche de cremallera (en Salamandria), una botella de jarabe (en Pa' Comer ‘Aparte), o una caja de pizza (en La Nevera). Más cercanas al libro objeto que al clásico formato de lomo o grapa, las revistas ensambladas son publicadas por artistas o creadores literarios que buscan, en el placer de editar, una prolongación esencial de su trabajo artístico o literario, convirtiéndolas, a la vez que poco conocidas, en "uno de los recursos más notables y ágiles del arte actual" (1).

Cuenta José Luis Campal en el texto titulado "Una ojeada a las revistas ensambladas" (2) que la denominación revista ensamblada o assembling magazin, fue tomada del proyecto Assembling, del crítico estadounidense Richard Kostelanetz. Siendo un término frecuentemente utilizado en ningún caso es del todo incluyente ya que, según se utilice, en él pueden quedar descartadas algunas revistas que, aunque impregnadas de un hálito similar, no cumplen perceptible o conceptualmente la característica de ensambladas, o, por el contrario, incluidas algunas con cierto parecido físico o similar espíritu, sólo se aproximan a su verdadera naturaleza aunque rozándola. En este texto me he tomado la licencia u osadía de tomar por ensambladas algunas que seguramente están en los márgenes de serlo.

Espacio minoritario

Los coordinadores o editores de una revista ensamblada no necesitan saborear el éxito de un negocio tan ansiado por las editoriales comerciales; nunca buscan conseguirlo. Ni siquiera pretenden llegar al “gran público”; se trata de espacios minoritarios que reconocen –y se reconocen– en su pequeñez. Su prioridad tampoco es alcanzar la consabida fórmula mágica “a cuantos más mejor”; ese precepto suele generar un ablandamiento y mercantilización de la oferta. Por todo ello gran parte de su energía se concentra en tejer relaciones de afinidad y amistad, nunca de interés comercial.

Otra característica fácilmente visible es que el propio coordinador de una revista ensamblada concentra la tarea de autor, editor, productor y difusor de su proyecto editorial, además de ser colaborador artístico en proyectos semejantes generados por otros editores, e incluso se convierte en promotor de eventos relacionados con la edición independiente, motivo que propicia una gran complicidad y colaboración entre todos los habitantes de este singular microcosmos. Además, los autores que participan en estas atípicas publicaciones, rechazan la fría relación autor-editor y se involucran, por el contrario, en multitud de intereses afines con el proyecto editorial, formalizando una suerte de afectos que suscitan una cálida y estrecha camaradería autor-editor, de gran relevancia para la continuidad de los proyectos.

En su texto "Libros objeto y revistas ensambladas. El lenguaje y comunicación en los libros" (3), el conocido poeta visual Antonio Gómez, asimismo editor de varias revistas ensambladas como Píntalo de Verde y Caja de Truenos, activo coleccionista y colaborador en multitud de publicaciones ensambladas de todo el mundo, comenta, refiriéndose a los libros objeto –pero con idéntica validez para nuestras revistas–: "Con texto o sin texto estos libros son capaces de transmitir emociones y sentimientos, de callar y ocultar secretos, o gritar y denunciar injusticias, su comunicación visual es inmediata, huellas, signos, pinceladas, texturas y elementos dispares, contrastan por su singularidad. Los registros visuales que los componen, los matices diferenciados y su conocida capacidad universal a la hora de difundir conocimientos, hace que adquieran la pluralidad suficiente como para elaborar discursos propios, no es necesario ser una eminencia ni un virtuoso, practicar estrategias en las que el motivo significante unifica y une, son particularidades más que suficientes como para concederles la categoría de códigos autónomos de comunicación. (...) Frente a otros productos, las particularidades de estas publicaciones imprimen un carácter diferente y trasgresor generando la necesidad de un receptor dispuesto a colaborar, a participar, activo y a veces hasta radical en su aptitud. Sin desestimar los hábitos tradicionales de lectura, esta distinta manera de acercamiento a los libros, esta propuesta de recibir información a través de impactos visuales amplía sus emociones y hace que su lectura o interpretación sea una nueva fuente de sensaciones".

Atípica pasión

Los temas (o lemas) monográficos que proponen habitualmente los editores de las revistas ensambladas, y sobre los que trabajan a destajo los distintos autores, poseen un carácter abierto. Aunque también es frecuente que el tema no exista dando plena libertad a los creadores, que sólo deben ceñirse a un formato específico y a un número determinado de ejemplares como requisito a la hora de plantear su pieza.

Las tiradas suelen ser cortas debido al uso generalizado de técnicas manuales o artesanales, aunque tampoco existe una norma estricta al respecto pudiendo encontrar ejemplos de revistas ensambladas con tiradas muy diversas: unos 20 o 30 ejemplares en el caso de publicaciones como Píntalo de Verde, Caja de Truenos o Carpetas El Paraíso, entre 50 y 100 ejemplares en revistas como Al-Harafish o ST Libro Objeto, de 300 a 500 ejemplares en los casos de Veneno o Container, incluso superando los 1.000 o 1.500 ejemplares en La Ruta del Sentido o La Más Bella.

Puestos a hablar de rupturas, igualmente se incumplen los cánones de las revistas al uso, manteniendo éstas una periodicidad variable. Podemos encontrar desde publicaciones mensuales o bimestrales, a aquéllas que optan por aparecer trimestral o anualmente. Incluso algunas modifican su periodicidad con el paso de los años debido a la compleja laboriosidad y esfuerzo que requieren en su confección, llegando al punto de alzarse en contra de las propias previsiones de sus editores.

Como si esto no fuera suficiente, la distribución de las revistas ensambladas es poco uniforme y dependen de múltiples factores como la tirada (baja, media o alta), así como de los canales más o menos acotados, o más o menos difusos utilizados por el editor. Algunas se reparten únicamente entre sus colaboradores, dejando un número limitado para colecciones, bibliotecas o museos. Otras se regalan a personas interesadas. Por último existen algunas que, sin olvidar todo lo anterior, se venden para “amortizar” los gastos que supone su edición.

En España hay un buen número de coleccionistas privados que guardan con pasión y esmero ejemplares de estos atípicos contenedores de arte actual, constituyendo magníficos archivos de la memoria del arte experimental de los últimos años –incomprensiblemente no siempre bien compilados por nuestros museos e instituciones artísticas–. Destacamos las espléndidas colecciones de: Antonio Gómez, Pere Sousa, José Antonio Sarmiento y Vicenç Altaió, entre otros.

Historia e histeria

La historia de las revistas ensambladas corre paralela a las inquietudes expresadas por los primeros movimientos artísticos de vanguardia, en un proceso en el que cabe señalar como punto de partida al libro ilustrado, para más adelante detenernos en el libro objeto o libro de artista. Hoy en día las revistas ensambladas se dejan impregnar por toda una suerte de mestizajes y nuevos modos de hacer en una época marcada, desde los años 60 y 70 del siglo XX, por la búsqueda de espacios paralelos o diagonales. Las revistas ensambladas siguen la huella iniciada hace décadas por futuristas, dadaístas, constructivistas, surrealistas, letristas, concretistas, conceptualistas, mail-artistas, fluxistas, –incluso punks–. Ya no pueden entenderse únicamente como medios de divulgación e información, sino como verdaderos espacios de creación.

Algunos teóricos (apocalípticos) consideran que tanto el objeto libro como el objeto revista tienden a desaparecer definitivamente dejando sitio a los nuevos soportes digitales; muchos afirmamos que la innovación tecnológica no logrará acabar con nuestras atípicas, apasionadas y minoritarias revistas, como mucho “compartirá página", junto a dulces martillos de caramelo, ricos sandwichs de salchichón y queso, sabrosas sardinas enlatadas, o cualquier otro formato citado anteriormente.

No debemos olvidar, como auténticos modelos-iconos históricos de referencia para las revistas ensambladas, la Boîte-en Valise, realizada por Marcel Duchamp en 1936, seguramente el primer libro objeto del siglo XX, denominado por algunos teóricos como "antilibro", o las publicaciones Fluxus confeccionadas por George Maciunas en los años 60.

En España contamos con carismáticos antecedentes conceptuales e ideológicos como Joan Brossa, Zaj, Isidoro Varcárcel Medina, Fernando Millán o Julio Campal, entre otros, y con precursores editoriales en publicaciones como Dau Al Set (1948-1956), o Neon de Suro (1975-1982).

Las primeras revistas ensambladas nacen en España a finales de los años 70 y principios de los 80. Cabe señalar las publicaciones: Texto Poético (1977-1989), revista multiforme editada en Sabadell, Barcelona, por Vicenç Altaió, Lena Balaguer, Pep Salles y otros; CAPS.A (1982-1985), caja con formato octogonal coordinada en Mataró, Barcelona, por J.M. Calleja, Jordi Cuyás y Jaume Simón; Piedra Lunar (1984-1995), carpeta coordinada en Bargas, Toledo, por Corpá; Relligat/Assembling (1982), editada en Barcelona desde Metrònom; Hojas Parroquiales de Alcandoria (1982-1984) y Arco Iris (1985-1986), coordinadas en Mérida, Badajoz, por Antonio Gómez; Veneno (desde 1983), editada actualmente desde el Centro de Poesía Visual de Peñarroya-Pueblonuevo, Córdoba, por Francisco Aliseda; o Menú (desde 1985), revista con diversos formatos entre los que se encuentra una cesta de mimbre para pic-nic o una maleta de viaje, editada en Cuenca por Juan Carlos Valera.

Aparecidas a finales de los 80 y en los difíciles años 90, reseñamos la existencia de numerosas revistas como: Apartado 14.479 (1988-1989), caja o carpeta editada en Madrid por Rafael Doctor; A.N.C.A (1990-1993), carpeta promovida en Valencia por Bartolomé Ferrando y sus alumnos de la Facultad de Bellas Artes de la UPV; Fíjate (1991-1993), pequeña revista manipulada página a página, editada en Barcelona por el colectivo Fundación Joan Tabique; Píntalo de Verde (desde 1991), carpeta troquelada coordinada en Mérida, Badajoz, por Antonio Gómez; Carpetas El Paraíso (dede 1991), carpeta coordinada en Asturias por José Luis Campal; Aire (desde 1991), revista relacionada con el arte de acción, editada en Barcelona por Joan Casellas; La Nevera (1992-1998), caja de pizza editada en Albacete y Madrid por el colectivo Tanto de Tanto; P.O.E.M.A.S. (desde 1992), coordinada por Rafael Marín; Vaquita Pictures (1993), coordinada en Cuenca por María Cebrián y Alberto García; La Más Bella (incombustible desde 1993), revista con multitud de formatos atípicos, entre los que se encuentra un delantal de jardinero o una botella de vino, 1994), caja de cartón editada en Oviedo y Madrid por Carmen Cantón y Pelayo Varela: Caja de Truenos (1995-2000), estuche de VHS con obras tridimensionales, pionera en España por su objetualidad, coordinada también por Antonio Gómez; Cave Canis (1995-1999), edición de nueve cajas editadas en Barcelona por Vicenç Altaió, Manuel Guerrero, Joaquín Pibernat, Manel Sala y Claret Serrahima; Container (1995-1998) caja de diferentes materiales coordinada por profesores de la Escuela de Arte de Granada; ST Libro Objeto (desde 1995), caja de cartón coordinada en Madrid por Almudena Mora y Jesús Gironés; Ras (desde 1996), revista de arte sonoro en formato CD editada en Cuenca por José Antonio Sarmiento, Javier Ariza y Kepa Landa, desde el Centro de Creación Experimental de la Facultad de Bellas Artes de la UCLM; Pix Editorial (desde 1996), pequeña publicación editada en Barcelona por Abel Figueras; Salamandria (1997-2006), revista con diversos formatos editada en Almería por Ana Santos Payán y Pedro J. Miguel; Al-Harafish (desde 1997), caja o revista encuadernada coordinada en Las Palmas de Gran Canaria por José Luis Luzardo, Jerónimo Maldonado y Macarena Nieves; Inediciones (1997-2000), revista editada en Granada por Jaime García y José García; Tránsito (desde 1999), caja coordinada en Pontevedra por Pedro Gonzalves García; Metamorphosis (desde 1999), carpeta o caja coordinada en Barakaldo, Bizkaia, por José Blanco; K'Psula (desde 1999), editada en Mérida, Badajoz, por el Archivo Gráfico Gómez-Aguayo; Señales de Humo (1999), editada en Palencia por Julián Alonso.

El optimismo de las revistas ensambladas sigue hoy día vivo de la mano de nuevos proyectos como: Lalata (desde 2000), lata de conservas con pequeñas obras de poesía objetual editada en Albacete por Manuela Martínez y Carmen Palacios; Al Buit (2001-2004), revista encapsulada a modo de piezas de charcutería editada en Barcelona por Gerard Altaió; Sinerxia (desde 2001), carpeta coordinada en Pontevedra por Pedro Gonzalves García; La Nevera Portátil (desde 2002), editada en Mérida,Badajoz, por el Archivo Gráfico Gómez-Aguayo; 598 (desde 2003), revista editada en Barcelona por Merz Mail o Pere Sousa, editor durante años de la mítica revista de mail-art P.O.Box; Pa' Comer 'Aparte (desde 2003), revista con multitud de formatos como una botella de jarabe o una caja de hamburguesas, coordinada en Madrid por Cecilia Moreno, Laura Fernández y Pedro Corpa; El Agujero Hueco, carpeta editada en Madrid por Unomás o Víctor Sánchez; El Costurero de Aracne (desde 2003) y Entretelas (desde 2005), coordinadas por el Taller de Tejidos de la Escuela de Arte de Granada; La Bolsa (desde 2005), revista de videoacción y vídeocreación editada en Mérida, Badajoz, por Koke Vega; Laurel (desde 2006), coordinada desde Escacena del Campo, Huelva, por sus participantes; o Grisú (desde 2007), coordinada por Silvia Carrasco y Francisco Aliseda desde el Centro de Poesía Visual de Peñarroya-Pueblonuevo, Córdoba.

En otras latitudes han existido, y se mantienen vigentes, numerosos proyectos de revistas ensambladas o revistas de artista. Algunas de las propuestas más destacadas son: Geiger (Italia, una de las más antiguas editada entre 1967 y 1982), SMS (Estados Unidos, editada por William Copley en 1968), Brain Cell (Japón), Art/Life (Estados Unidos), Correo del Sur (Uruguay), Pips (Alemania), Plages (Francia), Réparation de la Poésie (Canadá), UNI/vers(;) (Alemania), Vórtice (Argentina), Ye (Alemania), @rth*LE (Estados Unidos), Baobab (Italia), Copy Left (Suiza), El Mail Tao (Alemania), Field Report (Australia), Leopold Bloom (Hungría), Mani Art (Francia), Pogue Mahone (Francia), Fakir (México), Svep (Bulgaria), Wipe (Australia), Miniature Oscure (Alemania), Multipostais (Brasil), Nols (Holanda), Orange Cell (Inglaterra), Planet Susannia (Alemania), SSSSSS! (Italia), Teraz Movie (Alemania), Tensetendoned we Absorb (Estados Unidos), The Charm of Rust (Alemania), Suscripción (Argentina), Arte Postale (Italia), entre otras.

Probablemente no están reseñadas en este texto, ni todas las revistas ensambladas que fueron o son, ni son todas las que están o estarán; sólo soy un modesto coleccionista contagiado por esta delirante enfermedad editorial. Desde mi pequeña labor de co-editor (junto a Diego Ortiz) de la revista experimental La Más Bella, deseo que todos y cada uno de los nombres y datos citados puedan servir al más profano –interesado en esta trepidante aventura– a seguir tirando del hilo de las revistas ensambladas y enredarse con su exuberante madeja. Mi agradecimiento por las enseñanzas e informaciones a los artistas y amigos: Antonio Gómez, José Luis Campal, Vicenç Altaió, Pere Sousa, Uberto Stabile, Joan Casellas y Roxana Popelka.


(1) Joan Casellas. “Insólitas ediciones de artistas”. La Vanguardia. 12 de agosto de 2007. Barcelona, España.
(2) José Luis Campal. Una ojeada a las revistas ensambladas. Comunicación presentada en Edita 2001, VIII Encuentro Internacional de Editores Independientes y Ediciones Alternativas. 30 de abril de 2001. Punta Umbría, Huelva, España.
(3) Antonio Gómez. Libros objeto y revistas ensambladas. El lenguaje y comunicación en los libros. Actas del Simposio de Archivos y Fondos Documentales para el Arte Contemporáneo. 30 de noviembre de 2007. Cáceres, España.


RESUMEN TEXTOS COLABORADORES

Notas para la Pre-historia de las revistas objeto en España. José María Parreño

Revista-objeto y revista ensambladas, que no son siempre términos sinónimos, surgen en todo caso como reacción a la creciente falta de exigencia de las revistas de poesía experimental, que en la década de 1970 y 80, con los nuevos sistemas de reproducción necesitan cada vez menos de la intervención de los autores. Así pues, tras una serie de proyectos en los que lo objetual estaba cada vez más presente como poema visual (Texto Poético, 1977), finalmente surgen a comienzos de los ochenta revistas objeto propiamente dichas: Teoria 81, 3 x 3, C.A.P.S.A. El auge del movimiento llega ya en la década siguiente, con propuestas tan interesantes como La Nevera, Lalata o La Más Bella. Las dos últimas están aún en activo y junto a otras como Nicotina, Pa’ Comer Aparte o Container, son auténticas galerías de arte portátiles, que constituyen un magnífico ejemplo de que puede haber vida (artística) más allá del Sistema Arte.

Crónica de un acercamiento. Antonio Gómez

Ignorar o no reconocer la importancia de las revistas ensambladas es sobrevalorar la sociedad de consumo que con el poder mediático del capital nos golpea. Razonar o argumentar sobre los valores de un hecho asumido e implantado en la cultura es restarle importancia, la duda o la desconfianza sólo responde al desconocimiento. Misión de los creadores es cuestionarse todo a diario, recordemos que los cánones establecidos, en su día fueron vanguardia y casi siempre incomprendida. La riqueza del concepto es hoy la que imprime carácter y valida la conciencia creadora, por desgracia, como es costumbre en la Historia del Arte estas revistas no se libran de ser cuestionadas. Testimonios de lo que se cuece entre tantos vacíos y excesos informativos que depara la escena anodina que nos rodea, su principal objetivo es sumar a tanta estética un poquito de comunicación.

El libro del artista. Bartolomé Ferrando

Doy inicio al artículo con la exposición general y detallada de los materiales de los que habitualmente se hace uso para la creación de un libro de artista. Subrayo la importancia del blanco, del espacio no ocupado, como elemento de la arquitectura y del ritmo de la página y del libro. Destaco la presencia de la operación manual o del carácter artesanal propio de algunos libros de artista y de la posibilidad añadida de dejar que sean elementos de la naturaleza los que “compongan” las páginas del libro. Considero a éste como perteneciente al arte intermedia y doy relevancia a su carácter fragmentario. Finalmente trato al libro de artista como una obra abierta.

Montarse una revista. Joan Casellas

Las revistas de artista son ediciones múltiples donde a la falta de “potencia” en el tiraje se contrapone la seducción del manipulado artesanal o la extrema austeridad material y audacia conceptual. AIRE nació en 1992 como revista postal, una fotocopia DIN A3 cortada en 4 tiras horizontales dobladas y grapadas, 16 paginas de 10,5 x 15 centímetros más cubierta de cartulina en tirajes de 300 ejemplares. Con el subtítulo de Espacio de pensamiento artístico cada número se planteaba como una exposición de seis u ocho artistas y en el cual se promovía y debatía el arte leve y efímero de acción o postal.

Editar en tiempos de cólera. Uberto Stabile

Desde mediados de los años setenta, cuando España se abre definitivamente al mundo democrático, la libertad de expresión y la construcción de canales para hacerla efectiva han sido una constante en nuestra vida cultural. La efervescente escena editorial contracultural de los años '80 y la irrupción en décadas posteriores de las nuevas tecnologías aplicadas a los sistemas de edición, nos colocan ante una realidad que demanda nuevas estrategias en el ejercicio y práctica de esa libertad de expresión. La globalización del planeta ha generado grandes monopolios y mercados, que favorecen la concentración mediática y los desequilibrios de todo orden, poniendo en peligro la diversidad y pluralidad de la ideas y la participación consciente, crítica y constructiva de los ciudadanos en todos los ámbitos de la vida social, política y cultural. La creatividad y nueva sensibilidad del movimiento editorial y cultural organizado en torno al concepto de bibliodiversidad, plantea la creación de redes de apoyo a la vida del libro, en sus diversas facetas de edición, difusión y distribución, y abre asimismo la puerta al debate y la participación de sus agentes y a las filosofías de cooperación y solidaridad en el ejercicio de su actividad.



expopup-u.jpg

www.expopup.com
C/Fernádez de los Ríos 54 2º Dcha.
28015 Madrid
91.549.83.80
Contacto:
Andrea Pacheco
apacheco@expopup.com


Enviado el 18 de Noviembre. Página principal ...